Inicio / MOTO / Quitar el óxido de una moto: ¿Cómo hacerlo?
MOTO
  • Quitar el óxido de una moto.

Quitar el óxido de una moto: ¿Cómo hacerlo?

27 de abril de 2021

El uso de motos es cada vez más frecuente y se ha vuelto un medio de transporte muy popular en las ciudades. Esto se debe, entre otras cosas, a que son medios de transporte que no consumen una gran cantidad de combustible y permiten disfrutar de una mayor movilidad por carretera, especialmente en tramos con mucho tráfico.

Además, el mantenimiento de las motos es más económico que el de un coche, así como el precio de compra. Sin embargo, al igual que el resto de vehículos fabricados con aleaciones de metales, la moto también está expuesta a factores que amenazan su diseño y carrocería y que pueden generar consecuencias como el óxido.

La mejor forma de mantener en buen estado tu moto es contratando un seguro de moto con todas las coberturas que necesites, como los que ofrece Verti.

¿Qué es el óxido y cómo aparece?

En este contexto, el óxido se define como las partículas de coloración entre rojiza y amarillenta, que surge sobre la superficie de un metal, o una aleación del mismo, como resultado de su interacción con el oxígeno presente en el ambiente.

Si tienes una moto y observas ciertas partes con atención, puede que detectes la presencia de puntos con los tonos antes mencionados, rugosos y asperos al tacto y que, además, dejan pequeños restos al tocarlas. Esta es la evidencia de que existe óxido en tu moto, un hecho que puede tener consecuencias para los componentes esenciales.

¿Cómo quitar el óxido en una moto?

Los productos comerciales diseñados para el mantenimiento de piezas metálicas y cromadas son algo caros. Afortunadamente, en la actualidad hay distintas alternativas con materiales que probablemente tienes en casa, o que podrías adquirir en cualquier ferretería.

Limpiar piezas poco oxidadas

En este caso, solo necesitas un trozo de papel de aluminio y agua. El procedimiento implica cortar un pedazo del papel brillante y doblarlo varias veces hasta formar un cuadrado que sea cómodo de manejar para tus manos. Posteriormente, se debe sumergir en un poco de agua, para luego frotarlo con fuerza en el sitio afectado.

Conforme se vaya aplicando la técnica, irán desapareciendo rápidamente los rastros visibles del óxido. Cuando ya no se observen más rastros, limpia con un paño mojado previamente con agua y estará listo. Esto es de gran utilidad, sobre todo en las horquillas, puesto que esas piezas en particular no suelen oxidarse con mucha frecuencia.

Limpiar piezas muy oxidadas

Si dejaste la moto expuesta al exterior por mucho tiempo o si frecuentas climas tropicales áridos y, como consecuencia, tienes piezas muy oxidadas, debes tener al alcance aceite de motor, una esponja de metal o de alambre, pasta dental, lana de acero, crema para pulir y un paño limpio.

Lo primero que debes hacer es extender sobre la superficie que esté más afectada el aceite de motor y después, con la esponja de alambre, debes frotar fuertemente hasta que se observe una menor presencia del óxido. Una vez cumplido este paso, debes colocar un poco de pasta dental y, con una lana de acero, volver a emplear la misma técnica. Si se realiza lo anterior, siguiendo los pasos detenidamente, el óxido desaparecerá.

Como dato adicional, y con el fin de evitar que tu trabajo sea en vano, puedes agregar alguna crema para pulir frotando la pieza con un paño empapado en el producto. En caso de no pulirla, se observará que el óxido surgirá de nuevo rápidamente. Este procedimiento es óptimo para zonas cromadas como el tubo de escape, ya que, por lo general, tienden a acumular mucho óxido.

Quitar óxido en piezas pequeñas

En este caso, puedes utilizar vinagre comercial y un recipiente de plástico adecuado para las dimensiones y la cantidad de objetos que se vayan a introducir, y podrás obtener grandes resultados. Lo que debes hacer es verter todo el vinagre necesario para cubrir por completo las piezas y debes dejarlo allí, según la cantidad de óxido que observes.

Si las piezas están muy oxidadas, puedes dejarlas un día entero. Pero, en algunos casos, con un par de horas será más que suficiente para notar cómo el óxido de la pieza empieza a desprenderse al contacto con tus manos. Al igual que en el caso anterior, es recomendable pulir con crema las piezas posteriormente para que no vuelva a salir óxido en poco tiempo.

Consideraciones adicionales

Es necesario que, durante el proceso, apliques todas las medidas de seguridad que creas convenientes para resguardar tu salud. Puedes usar guantes y mascarilla para evitar cualquier problema.

Adicionalmente, ten en cuenta que puedes utilizar una esponja de brillo: la creencia de que daña la superficie de metal o cromada de tu moto es un mito. Siempre que se empape antes en una sustancia para extraer las partículas que causan el verdadero problema, no va a generar ningún tipo de secuela sobre la pieza que estés limpiando.

Las motos son dinámicas y versátiles, pero también delicadas en cuanto a su cuidado. Por tanto, es necesario que, para evitar el tan temido óxido, lo primero que hagas sea regular la exposición constante de tu moto a la intemperie.

Asimismo, pulir el metal de su estructura también resulta muy útil. Es importante no esperar demasiado tiempo antes de actuar y solucionar el problema en cuanto detectes la aparición de este molesto efecto.

Saber cómo cuidar tu moto es sinónimo de ahorro y seguridad. Toda la atención que le puedas prestar hoy a tu moto, será un beneficio para ti mañana.

Calcula el Seguro de Tu Moto