Inicio / HOGAR / ¿Cómo subir y bajar la presión de una caldera?
HOGAR
  • Cómo subir la presión de la caldera de gas.

¿Cómo subir y bajar la presión de una caldera?

13 de septiembre de 2021

Es muy frecuente que la presión de la caldera de una vivienda aumente o disminuya, de tal manera que sea indispensable que los usuarios tengan que regularla hasta que alcance la presión indicada por el fabricante. Pero, ¿cómo subir o bajar la presión de la caldera en el caso de que sea necesario? Puede hacerse de forma muy sencilla y no es necesario llamar a un técnico especializado (algo que puede llegar a ser costoso).

Para evitar sustos y desembolsos indeseados con la caldera, además de hacer las revisiones periódicas estipuladas, ten muy en cuenta la guía de uso del fabricante, donde se especifica cómo y cuándo manipularla. Además, te recomendamos que te protejas ante cualquier incidente en casa con un seguro de hogar adecuado.

¿Qué presión debe tener una caldera de gas?

Cuando la caldera se encuentre en reposo y a temperatura fría, la presión debe oscilar entre 1,2 y 1,5 bar. El bar es la unidad de medida empleada para calcular la presión, que puede comprobarse a través del manómetro incluido en la caldera.

La presión correcta de la caldera de casa.

Es posible realizar un intervalo de presión en las calderas tanto en caliente como en frío, por lo que la presión se establecerá en 1 bar para frío y 2 bares para caliente.

¿Y qué ocurre cuando la caldera presenta fallos y la presión sube o baja?

Cuando la caldera tiene la presión alta, el propio regulador de la caldera intentará liberar la presión acumulada, por lo que se abrirá. Por el contrario, con presión baja en la caldera, la bomba del equipo o presostato de seguridad se bloqueará automáticamente y la caldera dejará de funcionar como medida de seguridad para evitar posibles averías.

La presión de la caldera será insuficiente para funcionar con normalidad cuando el manómetro indique menos de 0,5 bar. Por contra, cuando sea muy alta y el manómetro llegue a 3 bares, si la caldera incluye una válvula de seguridad, esta se abrirá para reducir presión.

Las válvulas de seguridad cuentan con un pulsador (rojo o negro) que permite abrir la válvula de forma manual para liberar la presión. Pero hay que tener mucho cuidado al hacerlo, pues, de no ser necesario, abrir la válvula podría desencadenar otro tipo de problemas (como goteos abundantes) y habría que reemplazar la pieza.

Mi caldera pierde presión poco a poco, ¿cómo regularla?

La presión de la caldera se regula de forma automática, pero existen ciertas causas que originan que la presión de estos aparatos disminuya, como pueden ser una potencial fuga en el circuito o la entrada de aire al interior de la caldera. También puede haber alguna pieza defectuosa, como la válvula de seguridad o el vaso de expansión. 

Lo primero que debes hacer para aumentar la presión de la caldera es abrir la llave o válvula de llenado de la calefacción, que podrás encontrar en la parte baja de la caldera. La apertura de dicha llave debe hacerse de forma gradual y siempre en sentido contrario a las agujas del reloj. La presión comenzará a subir poco a poco y, una vez que el manómetro indique que la presión se encuentra entre 1 y 1,5 bares, se debe proceder al cierre de la válvula. Como paso final, bastará con comprobar que la caldera funciona de forma adecuada.

Si cada poco tiempo te das cuenta de que la presión de la caldera es demasiado baja y no ha transcurrido mucho desde la última vez que la ajustaste, te aconsejamos que llames a un experto para que localice el motivo del cambio de presión.

Caldera con presión alta: Aprende a bajarla con unos sencillos pasos

Si te percatas de que la caldera tiene la presión alta, es decir, una medida superior a 3 bares, es momento de ajustarla para reducirla hasta 1,5 bares. Para lograr estabilizar la presión de la caldera, lo primero que debes hacer es verificar que la llave o válvula del agua de entrada de llenado está cerrada. Una vez que has comprobado el estado de la válvula, detén la caldera por completo durante al menos tres horas; con esta acción, el agua del interior se enfriará lo suficiente y te permitirá ajustar la presión. 

Hecho esto, es momento de purgar los radiadores utilizando una llave o destornillador. La purga de los radiadores puede efectuarse todas las veces que sea necesario hasta que la presión se estabilice. Para verificar estos parámetros, deberás ayudarte del manómetro y permitir el paso de la presión a través de la llave de agua de llenado.

Dispositivos con vaso de expansión

Algunas calderas cuentan con vaso de expansión, un depósito que se encuentra en la parte posterior de la caldera y que puedes identificar por su forma esférica. Cuando el vaso no funciona de forma adecuada, la presión se incrementa mientras la caldera se está calentando.

Pero, ¿para qué sirve el vaso de expansión? Esta pieza tiene la función de compensar las variaciones que pueden producirse en la presión durante el calentamiento o enfriamiento del agua, de manera que absorbe la presión restante cuando se calienta agua, pero también cede presión si el agua se enfría. 

Para subir la presión en una caldera con vaso de expansión únicamente tienes que valerte de la válvula que se encuentra en el cuerpo del vaso y, con ello, podrás reponer el aire o gas que se ha perdido. Ten en cuenta que una presión adecuada en tu caldera te permitirá ahorrar gas en casa, haciendo que su uso sea más económico.

Calcula el Seguro de Tu Hogar