Inicio / HOGAR / ¿Cómo tapar grietas en la pared?
HOGAR
  • Cómo tapar grietas en la pared

¿Cómo tapar grietas en la pared?

1 de diciembre de 2021

Los conocimientos necesarios para tapar las grietas en una pared no son cosa de otro mundo. De hecho, actualmente es posible encontrar distintos productos pensados para reparar estas imperfecciones en techos y paredes.

Lo verdaderamente importante es saber determinar si una grieta representa un peligro de cara a la integridad estructural de la casa o el edificio. En este sentido, es necesario aprender a distinguir los diferentes tipos de grietas y, a mayores, recurrir a profesionales en la materia.

Para estar más seguro ante cualquier imprevisto que pueda suceder en tu vivienda, es muy recomendable tener contratado un seguro de hogar que pueda cubrir el problema ocasionado. En Verti, cuentas con diferentes opciones de seguros de hogar según tus necesidades o el tipo de viviendas que quieras cubrir.

Tipos de grietas en paredes

Algo muy importante a tener en cuenta es que no todas las grietas en las paredes son iguales. No solo existen múltiples tipos de grietas en paredes y techos, sino que, de hecho, hay más de una clasificación al respecto.

Por un lado, está la clasificación por orientación de la grieta, mientras que por otro está la clasificación por profundidad:

Tipos de grietas según la orientación

Conocer la diferencia entre los distintos tipos de grietas según su orientación es crucial para saber cómo reparar estas grietas en la pared, ya sea en exteriores o en interiores.

  1. Grietas horizontales: Tienden a producirse por el uso de materiales de construcción de baja calidad o, en su defecto, por un mal uso de los mismos aunque estos fuesen de buena calidad. La humedad figura como un tercer posible causante. Habitualmente, el daño es superficial o llega a afectar un poco la mampostería.
  2. Grietas verticales: Pueden deberse a diferentes motivos, por lo que es recomendable solicitar la evaluación de un especialista en la materia para descartar daños estructurales. Suelen originarse en las esquinas de las casas, pero son particularmente peligrosas en pilares, vigas y muros de carga, ya que empujan la pared hacia los lados, con la consecuente posibilidad de que el peso superior se desplome.
  3. Grietas diagonales: Generalmente son las más peligrosas, sobre todo cuando zigzaguean, ya que esto puede identificarse como un claro indicio de que el peso soportado por la pared es demasiado para la misma.

Tipos de grietas según la profundidad

A través del reconocimiento de los tipos de grietas según su profundidad será más sencillo tomar las medidas necesarias para reparar estas grietas en paredes interiores y exteriores.

  1. Grietas superficiales: Casi siempre se trata de fisuras en lugar de grietas. El daño que causan es únicamente sobre la pintura y, en ocasiones, también llegan a “raspar” las capas superiores de masilla o yeso. Solo suponen un problema estético.
  2. Grietas intermedias: Son aquellas que superan las capas de pintura llegando a penetrar en la mampostería. Juegan un papel importante a la hora de aprender cómo reparar una grieta en el techo, ya que también suelen afectarlo considerablemente. En este punto, se recomienda la supervisión de un profesional para determinar si la grieta supone o no un riesgo estructural y tomar las medidas adecuadas según sea necesario.
  3. Grietas estructurales: Son las más peligrosas de todas, y tienden a estar principalmente asociadas con las grietas diagonales. La profundidad que alcanzan comprometen la integridad estructural de la pared y de todo lo que ella soporta, como el techo o las plantas superiores. Cuando aparecen en muros de carga, pilares o vigas, requieren de atención profesional inmediata. En los muros de división, como los tabiques ligeros que separan habitaciones, no son tan peligrosas.

¿Cómo reparar grietas en paredes exteriores, interiores y techos?

Antes de nada, cabe aclarar que no hay grandes diferencias entre cómo tapar grietas en el techo y en cómo hacerlo en las paredes de tu casa. Las herramientas y materiales necesarios, así como el propio procedimiento, son prácticamente los mismos:

  1. Agranda la grieta: Puedes hacerlo con la punta de una espátula. Esto es necesario para eliminar restos debilitados por el agrietamiento.
  2. Limpia los restos: El proceso anterior dejará una fina capa de polvo y residuos que puede dañar la reparación, por lo que debes limpiarlos con una brocha o cepillo.
  3. Prepara la mezcla: Existen en el mercado diferentes productos especialmente diseñados para tapar grietas. Algunos se distribuyen en polvo, que debe mezclarse con agua, y otros son una pasta lista para su aplicación. Simplemente lee las instrucciones de uso para cada caso.
  4. Humedece la zona: Aplica algo de agua con un pulverizador para mejorar la absorción de la grieta.
  5. Tapa la grieta: Con la espátula, aplica la pasta, masilla o yeso de manera uniforme y en pequeñas cantidades. Realiza varias pasadas.
  6. Seca y lija la superficie: Deja que el producto se seque por completo y luego, con un taco de lija, asegúrate de nivelar la superficie del techo o la pared para eliminar imperfecciones.
  7. Vuelve a pintar tu pared: Ya puedes volver a pintar la pared o techo para que recobre al 100% su uniformidad.

¿Cómo diferenciar entre fisuras y grietas antes de reparar?

Para finalizar, es necesario destacar las diferencias entre una fisura y una grieta.

Las primeras no superan los 5 mm de grosor, son meramente superficiales y nunca ponen en riesgo la estructura que soportan. Sin embargo, las segundas pueden ser desde poco profundas hasta estructuralmente peligrosas.

De este modo, puedes estar seguro de que esa imperfección que ves en tu pared o techo es motivo de preocupación siempre que supere los 5 mm de grosor y notes que su profundidad ha rebasado las capas de pintura y mampostería.

Calcula tu Seguro de Hogar