Inicio / HOGAR / ¿Cómo calentar una casa sin calefacción?
HOGAR
  • Cómo calentar una casa sin calefacción.

¿Cómo calentar una casa sin calefacción?

29 de marzo de 2021

Por naturaleza, el cuerpo humano posee gran capacidad de adaptación y esta cualidad le ha permitido adecuarse a diversas situaciones y distintos tipos de clima. Sin embargo, hay variaciones climatológicas, entre ellas la disminución excesiva de la temperatura, que pueden repercutir de forma negativa en la salud y comodidad de toda persona. Cuando las temperaturas son extremas, el cuerpo por sí solo no puede regularse completamente.

Estos factores térmicos limitan el desarrollo de las actividades cotidianas, lo cual puede suponer un auténtico quebradero de cabeza si no sabes cómo calentar una habitación sin calefacción. Por ello, es importante estar al tanto de las posibles soluciones que permitan climatizar ambientes cerrados y calentar el piso sin calefacción, para brindarle una temperatura adecuada y agradable frente al frío exterior. Esto a su vez brinda comodidad y bienestar.

La mejor solución para calentar la casa son los modernos sistemas de calefacción actuales, pero no todas las viviendas cuentan con ellos (especialmente las más antiguas) y, además, estos suponen un aumento significativo del consumo del hogar, sin contar con los propios gastos que implica la instalación y mantenimiento de los equipos a lo largo del tiempo.

Por suerte, existen otras alternativas prácticas para calentar la casa sin calefacción que, además de ayudar a climatizar el hogar, son ecológicamente sostenibles y representan un ahorro significativo en el gasto del hogar.

Ante todo, recuerda contratar un seguro de hogar con todas las coberturas que necesites para estar cubierto ante cualquier avería o incidencia que ocurra en tu casa.

Nuestros consejos para calentar la casa sin calefacción

Hay muchas alternativas básicas y prácticas para hacerle frente al frío durante el invierno en tu hogar. A la hora de saber cómo calentar un piso o una casa sin calefacción, estas son las claves que debes seguir para poder hacerlo con éxito:

  1. Estufas de gas, braseros y radiadores eléctricos: son la primera (y más lógica) solución cuando la casa no cuenta con calefacción central. Basta con encenderlas con la puerta cerrada en la habitación en la que os encontréis en ese momento para que la caliente.
  2. Las alfombras como aliadas térmicas: además de aportar un valor estético en la decoración de la casa, las alfombras funcionan como aislantes térmicos. Con ellas es posible cubrir el suelo, lo cual es muy importante, puesto que parte del frío o calor de una casa proviene de ahí. Se puede mantener el calor generado con la ayuda de una suficiente cantidad de alfombras, lo que disminuye la necesidad de implementar algún sistema de calefacción.
  3. Las puertas deben estar cerradas: mientras que las puertas de las habitaciones de la casa se mantengan cerradas, el calor se concentrará en espacios más reducidos, lo que hará que el ambiente dentro de la casa sea mucho más cálido.
  4. Resguarda las ventanas y puertas contra el frío con cinta adhesiva: cerrar las ventanas y puertas no es suficiente, pues estas no siempre cierran correctamente. Además, pueden presentar fisuras o rendijas por donde la corriente de aire frío puede circular. Al sellar esas ranuras, la corriente de aire no podrá entrar dentro de casa.
  5. Cortinas térmicas: de forma similar a las alfombras, sirven como aislante térmico, resguardan las ventanas y mantienen el calor.
  6. Velas en los rincones: además de aportar agradable olor a la casa y un toque decorativo, las velas son de gran utilidad a la hora de mantener una temperatura agradable en el hogar. La técnica consiste en encender velas lo suficientemente grandes en los diferentes rincones de la casa para aumentar la temperatura de la misma. Lo más importante a la hora de utilizar velas es apagarlas en caso de salir de casa y antes de irse a dormir para evitar incendios.
  7. La manta no puede faltar: un clásico en las temporadas de invierno, puesto que ayudan a cobijar, brindan calor y comodidad. Las mantas polares y de lana son las más recomendables. Estas pueden estar ubicadas en los cuartos, muebles, sillas y demás espacios donde se pasa más tiempo.
  8. Paredes cubiertas: mientras las paredes estén cubiertas, ya sea por estantes con libros, cuadros y adornos, su calor aumentará y ayudará a mantener la temperatura de la casa agradable, especialmente si son paredes que conectan con el exterior.
  9. Ropa de abrigo para estar en casa: aunque no hayas salido fuera de casa en todo el día, es importante que te abrigues lo suficiente. Lo ideal es utilizar calcetines térmicos, que suelen ser mucho más gruesos que los convencionales, pijamas, o ropa elaborada con materiales como la lana.
  10. Chimeneas de leña: no suelen ser comunes en los pisos de las grandes ciudades, pero, en las casas donde están presentes, son una excelente opción a la hora de climatizar, puesto que al encender la chimenea la temperatura asciende rápidamente. Para hacer uso de ella es indispensable verificar que tenga una salida de humo adecuada.

Son muchas las opciones que existen para calentar una habitación sin calefacción. Tanto la decoración como elementos básicos que ya se encuentran presentes, pueden ser reubicados y utilizados de manera estratégica para brindar mayor calidez, lo que permitiría ahorrar significativamente parte del presupuesto destinado a gastos del hogar.

Si tienes pensado poner en marcha alguno de los consejos que te hemos dado, quizá te venga bien incorporar a tu hogar un racionalizador de potencia para tener bajo control el gasto eléctrico de tu casa.

Calcula el Seguro de Tu Hogar