Inicio / COCHE / Junta de culata: ¿cuáles son los síntomas de avería?
COCHE

Junta de culata: ¿cuáles son los síntomas de avería?

29 de septiembre de 2022

La junta de culata del coche es una de las partes mecánicas del automóvil que puede averiarse. La reparación de la misma resulta costosa, por lo que es importante darle un mantenimiento adecuado.

Con los seguros de coche de Verti, no te encontrarás con sorpresas de última hora en tu vehículo. Coberturas de calidad garantizadas y ajustadas a tus necesidades. ¡Descúbrelas!

Junta de la culata: ¿qué es?

La junta de la culata se encuentra entre el bloque del motor de un vehículo y la culata del mismo. Puedes distinguir la junta de la culata del motor porque es una lámina de metal muy fina que tiene como propósito sellar la zona. Gracias a ella, el motor y la culata quedan totalmente aislados. ¿Por qué es importante la junta de culata del coche? Pues porque sin ella el líquido refrigerante y el aceite del motor podrían mezclarse fácilmente durante la combustión, es decir, mientras se quema el combustible fósil que el coche utiliza para circular.

La junta de culata de motor es muy compleja. Esto se debe a que debe estar fabricada con un material con capacidad de deformación. De esta forma, el área queda herméticamente sellada. Por otra parte, el material tiene que ser altamente resistente a las altas temperaturas y a la presión elevada

¿Qué tipo de junta de culata tiene mi coche?

Hay varios modelos de junta de culata. Aunque lo más habitual es que se fabriquen en amianto, puedes encontrarlas en diferentes materiales, siempre con la rigidez y capacidad de deformación adecuadas. Además, por supuesto, son resistentes a las temperaturas elevadas y la presión. La junta que un coche tenga depende de la culata en sí misma y de la compresión del motor:

  • Junta de culata de una sola pieza. Se elaboran con cobre y aluminio.
  • Se fabrican en metal las junta de culata con lámina de acero, ranuras o canales de diferentes profundidades.
  • Recubiertas de chapa de metal, pero elaboradas con resinas.
  • Juntas de culata con varias placas de metal delgadas.
  • Coches con Juntas de culata prensadas. Este tipo de juntas son blandas y se fabrican con cobre o hierro, mezclado con amianto.
Calcula tu Seguro de Coche

.

Síntomas de junta de culata dañada

La junta de culata puede romperse, rajarse, cuartearse, quemarse o simplemente dejar de funcionar. Según el tipo de avería que esta parte del vehículo sufra, el precio de reparación será mayor o menor. Ten en cuenta que no es lo mismo notar cuando la culata está rajada que cuando se ha roto por completo. ¡La diferencia del precio de reparación puede ser considerable!

Por eso es muy importante que prestes atención a la junta de la culata y los síntomas de averías. Esto puedes notarlo con el transcurso del tiempo, pues es normal que se deteriore, especialmente si el motor se sobrecalienta o se hacen esfuerzos con el mismo. Los síntomas de una junta de culata averiada son:

  • Pérdida de líquido refrigerante.
  • Sobrecalentamiento del motor.
  • Consumo en exceso de agua y aceite. 
  • Acumulación de agua en el depósito en el que va el aceite.
  • Humo en el escape, que puede ser gris o blanco.
  • Pérdida de potencia.
  • Dificultad para arrancar el coche.
  • Elevados niveles de presión en el circuito de refrigeración.
  • Inestabilidad.
  • Acumulación de aceite en donde va el anticongelante.
  • Presencia de anticongelante mezclado con el aceite. 
  • Expulsión de agua por el escape. 
  • Presión en los manguitos de refrigeración. Uno de éstos puede romperse.

junta-de-la-culata

Junta de culata rota: ¿cuáles son las causas de la avería?

La junta de la culata no suele romperse, sino que sufre un deterioro con el tiempo. Pero que el deterioro de la junta de la culata ocurra o no depende de varios factores. Por ejemplo, si hay un aumento de temperatura más alto que lo que la propia junta puede soportar. El aumento de temperatura se produce por las pérdidas de agua; en consecuencia no se rompe, sino que se quema.

Otra causa de esta avería puede ser el sobrecalentamiento del motor, la pérdida de líquido refrigerante o un mal ajuste de la culata sobre el motor. ¿Y por qué se sobrecalienta el motor y se pierde refrigerante? La junta de la culata se estropea cuando no hay suficientes niveles de líquido refrigerante, por lo que la temperatura de la junta se eleva y el sellado entre el motor y la culata es menor. En este caso, la culata también se deforma.

Por otra parte, los bajos niveles de refrigerante se deben a que éste no fluye de forma adecuada por el circuito que debería. Esto puede ocurrir porque una bomba, un termostato o un radiador están en mal estado.

El ajuste adecuado de la junta de la culata debe hacerse en fábrica, cuando te entregan el coche. Pero si el coche ha estado implicado en una colisión y sufrido constantes golpes, la junta de la culata puede perder su posición original. Cuando esto ocurre, los gases de la combustión pueden salirse del cilindro y quemar a la junta.

Mantenimiento de la junta de culata para evitar averías

Puedes seguir una serie de consejos para prevenir que la junta de la culata se estropee. Lo más importante es usar tu vehículo de forma adecuada: evita sobrecalentamientos del motor y dale el mantenimiento que necesita. Es decir, lleva tu vehículo a revisión y haz los cambios de agua, aceite y refrigerante necesarios. También es importante revisar las partes que rodean a la junta; por ejemplo, ajusta las tuercas de la culata cada cierto tiempo y límpiala.