Inicio / HOGAR / ¿Cuál es la presión habitual del agua en casa?
HOGAR
  • La presión del agua en casa.

¿Cuál es la presión habitual del agua en casa?

24 de agosto de 2020

Los problemas con la presión del agua en casa pueden llegar a ser una verdadera molestia: Al llenar la bañera, fregar, ducharnos…

Según el Código Técnico de la Edificación, la presión mínima medida en kilopascales debe de ser de 100 kPa (=1’02 Kg/cm2) para grifos comunes y de 150 kPa (=1’53 Kg/cm2) para calentadores. La presión máxima se sitúa en 500 kPa (=5’1 Kg/cm2).

Si la presión del agua en casa es muy baja puede ocasionar un mal funcionamiento de la instalación e incomodidad en la labores domésticas y de higiene. Por otro lado, una presión excesiva puede ocasionar importantes daños en conductos, válvulas y demás componentes. Por ejemplo, uno de los problemas más comunes cuando se sobrepasa la presión máxima es la aparición de golpes de ariete, originados por el cierre de válvulas y grifos. 

Lo habitual es que la presión de la red hidráulica en una vivienda se encuentre entre 2 y 3,5 bares, aunque para intentar ser más precisos vamos a ver cuáles son los condicionantes que influyen en que tengamos una presión u otra.

Primero hay que saber cuáles son las distintas redes que permiten que tengamos agua corriente en casa y a quién pertenecen:

  • Acometida. Pertenece a la empresa suministradora, que tiene unas obligaciones en cuanto a la presión a la que debe suministrar el agua. La acometida acaba en la llave de corte general situada al lado de la puerta del edificio.
  • Red de distribución del propio edificio. Es un elemento de la comunidad. Se encarga de llevar el agua desde el corte general hasta las distintas viviendas.
  • Red particular. Distribuye el agua desde el corte general hasta los distintos suministros de la vivienda. En caso de detectar problemas en esta red, como fugas, es importante contar con un buen seguro de hogar que pueda solucionar el problema.

También debemos saber que, dependiendo de las redes, la presión del agua puede ir cambiando:

  • La compañía suministradora tiene la obligación de distribuir el agua dentro de unos límites de presión máxima y mínima, pero esta horquilla es muy amplia y podemos notar cambios según el día e incluso la hora.
  • La red de distribución del propio edificio también puede alterar la presión anterior. Al pasar por tuberías que estén en mal estado o sean antiguas se puede perder parte de la potencia, bien por fugas o por tratarse de una red poco optimizada. Por ejemplo, si el edificio es tan alto que necesita una bomba para elevar el agua, puede pasar que la presión del agua sea demasiado elevada en los primeros pisos.
  • En la red privada de cada vivienda también puede variar la presión final. Normalmente se producen pérdidas, ya que este tipo de redes no tiene grupos de presión. 

¿Cómo solucionar los problemas de presión de agua en una vivienda?

Si notas que tienes poca presión de agua en la ducha puedes probar distintas soluciones:

  • Limpiar el grifo de la ducha. La falta de presión de agua en la ducha puede producirse por un cúmulo de suciedad o incluso porque tiene algún agujero o hueco por el que se escape el agua. Lo primero que debes hacer es desmontar tu ducha y comprobar que todo esté correcto. 
  • Para aumentar la presión de agua en la ducha instala unos nebulizadores o mezcladores de agua y aire que te ayudarán a que el agua salga con más fuerza. Además son una buena medida para ahorrar agua en casa

Si tienes problemas de presión de agua en los grifos deberías:

  • Sustituir o limpiar los difusores. Al igual que con la ducha, en los grifos también puede acumularse suficiente suciedad o cal como para provocar que el agua no salga con la fuerza que debería. Para solucionarlo debes desenroscar los difusores y limpiarlos (o sustituirlos). 
  • Revisar la válvula de presión. Tiene forma de campana. Deberás ajustar y revisar si afecta a la presión del agua. Si quieres aumentar la presión del agua, gira el tornillo de la válvula de presión en el sentido de las agujas del reloj. 
  • Comprobar si existe una fuga oculta que afecte a la presión del agua. Como última opción, si con las medias anteriores no se soluciona el problema, deberás revisar si tienes alguna fuga en casa. Para esto lo mejor es que cuentes con la ayuda de un experto. 

Si sufres problemas de presión de agua puntuales lo más probable es que se deba a variaciones en el suministro de la acometida. De cualquier manera, realizar una limpieza de grifos y revisar la válvula de presión de forma periódica puede ayudar a prever problemas con la presión del agua en casa.

Calcula Tu Seguro de Hogar