Inicio / HOGAR / ¿Cómo enfriar una casa de forma natural sin aire acondicionado?
HOGAR
  • Enfriar una casa sin aire acondicionado

¿Cómo enfriar una casa de forma natural sin aire acondicionado?

17 de agosto de 2021

Con la llegada del verano nadie puede escapar del calor. Siempre que salgas a la calle tendrás que lidiar con el bochorno y el sudor, es inevitable.

El hogar puede ser un lugar muy útil para refugiarse del calor y disfrutar de una sensación refrescante. Quien tenga aire acondicionado lo sabe bien. No obstante, hay muchos hogares que no pueden permitirse tener aire acondicionado, ya que suele ser una instalación muy costosa y que repercute notablemente en la factura de luz.

Por suerte, existen métodos naturales para enfriar una casa o una habitación sin necesidad de recurrir a aires acondicionados o ventiladores. Son métodos efectivos y que, más allá de lograr la sensación de frescor que se busca, consiguen renovar el aire y lo purifican, por lo que es mucho más sano.

En verano ya tenemos suficientes problemas con el calor en nuestra casa. Para todo lo demás, contrata un seguro de hogar que te cubra ante cualquier imprevisto.

¿Por qué se calienta nuestra casa?

Puede haber una respuesta obvia a eso, y es que si hace calor, lo lógico es que uno también lo sufra en el interior de la casa. Sin embargo, hay acciones que hacen que el calor se acumule y pueda llegar a ser un verdadero infierno. De esa forma, la casa deja de ser el refugio para el calor y se convierte en una sauna similar a la que se sufre en la calle.

¿Qué hace que una casa se caliente? Mucha gente piensa que el calor entra por puertas y ventanas abiertas, y es cierto, aunque no es el factor que más hace que un hogar se caliente. Es más, una ventana cerrada sin persiana ni cortina provoca un efecto invernadero, ya que el calor que entra no vuelve a salir y se acumula. De esa manera, es posible que en algunas habitaciones cerradas llegue a hacer más calor que al aire libre.

Otro factor también tiene que ver con el tejado. El calor se va acumulando ahí, espacialmente cuando el sol da directamente, y este se transmite al interior de la casa. No contar con un material que sea aislante térmico puede suponer que tu casa se convierta en un horno en los días que hace más calor.

Por último hay otros elementos, que si bien no son tan determinantes como los demás, igualmente contribuyen al calor en un hogar. Hablamos de los electrodomésticos. Es posible que alguna vez hayas tocado sin querer la torre de tu ordenador o tu consola tras varias horas de uso y hayas comprobado que está muy caliente. Ese calor también se va acumulando en el ambiente y, aunque una consola o un ordenador tal vez no suponen mucho, imagínate unos cuantos electrodomésticos funcionando a la vez. Algunos de ellos incluso suponen un gran plus de calor, como los hornos.

El agua como aliado

Existen algunos métodos para aliviar esa carga de calor en las estancias de una casa. Sin embargo, aquí no vamos a tener en cuenta los ventiladores, ya que estos, en realidad, no enfrían el aire. Nos referimos a aparatos como los evaporadores o los humidificadores, los cuales o bien absorben la humedad de la estancia o bien distribuyen partículas de agua. Ambos contribuyen al enfriamiento del ambiente.

Trucos para enfriar una casa sin aire acondicionado

Pero aquí los que más nos interesan son los métodos naturales para enfriar una casa. Podrás ver que muchos de ellos se basan en el sentido común.

Para empezar, lo más efectivo es respetar los horarios en cuanto al cierre de puertas y ventanas. Estas deben estar cerradas durante la mayor parte del día, especialmente cuando el sol da directamente en ellas. Luego, por la noche, debes hacer todo lo contrario, el aire debe circular y renovarse. De ese modo refrescarás la casa. Si al día siguiente mantienes las ventanas cerradas con sus cortinas y persianas, ese frescor conseguido durante la noche se mantendrá.

En aquellas ventanas donde el sol da mucho tiempo, también se pueden instalar toldos individuales que evitarán que los rayos solares entren directamente en la habitación. Luego repite el mismo proceso y ventila la estancia en cuestión abriendo puertas y ventanas para que las corrientes de aire purifiquen y refresquen el ambiente.

Otro truco útil es regar las plantas. Si tienes en casa, ya sea dentro o fuera, contribuirá a refrescar un poquito más el ambiente.

Y ya que te hemos mencionado lo de los electrodomésticos, úsalos de manera inteligente. Usa el lavavajillas, que genera mucho calor, por la noche y no durante el día. También te recomendamos que desconectes del todo aparatos como el ordenador o la televisión cuando no los uses. Igualmente, no tengas encendidas todas las luces, ya que estas supondrían una fuente de calor extra.

Calcula el Seguro de Tu Hogar