Inicio / COCHE / Volkswagen T-Cross: El crossover compacto con más tirón de la marca
COCHE
  • Volkswagen T-Cross diseño.

Volkswagen T-Cross: El crossover compacto con más tirón de la marca

22 de octubre de 2020

Partiendo del Polo, Volkswagen ha desarrollado el T-Cross como un mini SUV que, con su alta funcionalidad, permite un correcto comportamiento polivalente urbano, y que se vende a partir de un precio asequible de 19.300€.

Hemos tenido la posibilidad de probar el T-Cross 1.0 TSI de 115 CV con cambio manual de 6 relaciones, que es, sin duda, la versión más equilibrada además de una de las versiones de mayor tirón y muy representativa de la gama en su globalidad.

La gama se compone de un motor tricilíndrico de 1 litro TSI con dos variantes de potencia (95 y 115 CV), el recién llegado gasolina 1.5 TSI de 150 CV y el turbodiésel 1.6 TDI con 95 CV.

Construido sobre la actual plataforma del Polo (MQB A0) que es además la utilizada por el Seat Ibiza y el Seat Arona, el T-Cross tiene unas dimensiones bastante contenidas (altura 1,56 m, anchura 1,78 m, y 4,11 m de largo). A pesar de su tamaño, el interior es uno de los más grandes dentro de su segmento de competencia, con una modularidad envidiable y un maletero que cubica desde 385 hasta 470 litros si se adelanta la banqueta de los asientos traseros hasta los 14 cm, el máximo que permite. Sin contar con el plegado de los asientos.

Prueba Volkswagen T-Cross.

Fuente: revista Motor Mundial.

La altura libre al techo también es digna de mención en cuanto a la comodidad que presenta para entrada y salida de sus ocupantes.

Habilidad y espacio interior garantizados

En cuanto a su sorprendente maletero del T-Cross por volumen y medias, cuenta con una bandeja de piso que se ubica a dos alturas, dejando plano el umbral de carga y contando con un espacio inferior para alojar una rueda de repuesto (que se pide como opción, ya que de serie cuenta sólo con el kit anti-pinchazo).

Además, el volumen del maletero crece hasta los 470 litros reales desplazando hacia adelante la banqueta de los asientos traseros. Plegando con gran facilidad el respaldo trasero se consigue aumentar el volumen de carga hasta los 1.281 litros.

El espacio para las piernas de los ocupantes traseros es muy bueno, lo que combinado con la altura al techo de casi un metro (95 cm) confirma que el T-Cross aloja perfectamente a 4 adultos de 1,90 m de estatura. Los asientos más verticales y más altos (clásico de SUV) colaboran igualmente en la excelente habitabilidad del modelo, así como los accesos y salidas del coche son realmente cómodos.

El T-Cross cuenta además con un gran número de espacios porta-objetos (como su hermano Polo), y nos ha llamado la atención el de la consola central para las plazas traseras que se completa con dos tomas USB.

El puesto del conductor está muy bien diseñado, con su volante ancho y achatado por abajo y con su pantalla multimedia presidiendo el salpicadero a la altura del cuadro. Cuenta con arranque tradicional con llave y freno de mano clásico de palanca.

Volkswagen T-Cross interior.

Fuente: revista Motor Mundial.

Niveles de equipamiento diferenciados

Los ajustes de los materiales son correctos y apenas se perciben ruidos, lo que habla muy bien de su diseño y se le ha dotado de muy buen contenido de serie siempre con los siguientes equipamientos:

  • Aire acondicionado.
  • Asistente de mantenimiento de carril.
  • Control de crucero (activo en los niveles Advance y Sport).
  • Faros direccionales.
  • Frenada automática de emergencia.
  • Limitador de velocidad.
  • Sistema multimedia Composition (compatible con sistemas móviles), con Bluetooth y pantalla táctil de 8”.

El T-Cross se ofrece con tres niveles de equipamiento crecientes en cuanto a sus contenidos (“Edition”, “Advance” y “Sport”) que además de los contenidos de serie ya citados aportan contenidos muy variados y elevados.

El más básico “Edition” (sólo disponible con motores gasolina y diésel de 95 CV), incluye:

  • Aire acondicionado manual.
  • Asiento trasero con banqueta desplazable.
  • Asistente de arranque en cuesta.
  • Detector de fatiga.
  • Elevalunas delanteros y traseros.
  • Equipo de radio Composition Media con pantalla de 8”.
  • Faros antiniebla con luz direccional.
  • Frenado automático de emergencia con detección de peatones.
  • Limitador de velocidad.
  • Luces traseras por diodos.
  • Reglaje en altura para el asiento del conductor.
  • Volante multifunción.

Por su parte el nivel intermedio “Advance” añade a lo anterior:

  • Climatizador.
  • Llantas de aleación de 16”.
  • Maletero con nivel de carga variable.
  • Reglaje en altura del asiento del conductor y también para el asiento del acompañante.
  • Sensores de aparcamiento.
  • Tomas USB.
  • Volante y pomo del cambio en piel.

Finalmente el nivel de equipamiento “Sport” (el que hemos probado al detalle) añade a todo lo anterior, en la búsqueda de un posicionamiento más dinámico y deportivo:

  • Asientos deportivos.
  • Cámara de visión trasera.
  • Cuadro digital de 8”.
  • Faros de diodos.
  • Iluminación ambiental.
  • Llantas de aleación de 17”.
  • modos de conducción.
  • Paquete Luz (encendido y cambio de luces automático).
  • Retrovisores ajustables y abatibles eléctricamente.
  • En opción y sólo para el nieve “Sport”, se puede añadir el pack “R-Line” (exterior sólo o combinado exterior e interior), con suspensión más firme y rebajada, tapicería Carbon Flag y pedales en acero inoxidable.

Como opcionales que se pueden añadir a todo lo anterior, los más llamativos son los siguientes:

  • Cuadro digital que se puede ofrecer en 3 configuraciones.
  • Navegador GPS.
  • Park Assist (asistente de aparcamiento autónomo.
  • Soporte de recarga inalámbrica de móviles.