//Los tipos de carreteras en España
COCHE
  • los tipos de carreteras en España.

Los tipos de carreteras en España

25 de febrero de 2020

La geografía española cuenta con una amplia red de carreteras que nos permite viajar por todo el territorio de forma segura y sencilla. Para los amantes de la conducción, las carreteras españolas son un gran circuito donde disfrutar del paisaje y de la comodidad que ofrecen estas infraestructuras. 

La gestión de los tipos de carreteras en España

La Red de Carreteras de España tiene 165.624 kilómetros de los cuales 26.403 km pertenecen a la Red de Carreteras del Estado Español, compuesta por 392 vías y gestionada por el Ministerio de Fomento. Más de la mitad de todos estos kilómetros los podemos recorrer por vías convencionales, que suponen 14.384,54 km de toda la red estatal; mientras que las autopistas y las autovías cuentan con 11.535,50 km repartidos por todo el territorio nacional. Por otro lado, las Comunidades Autónomas gestionan 71.313 kilómetros más y las Diputaciones  67.908. Para circular por cualquiera de ellas independientemente de a quien pertenezca la vía, es necesario contar con un seguro de coche que proteja frente a posibles accidentes.

Todos sabemos circular e interpretar las señales pero, en ocasiones, no sabríamos decir en qué tipo de carretera nos encontramos en un momento determinado. En la geografía española existen diferentes tipos de vías y algunas son muy parecidas entre sí. Por ello, ante las pequeñas dudas que nos puedan surgir, en este post vamos a enumerarlas y a resaltar sus principales características diferenciadoras

  • Autopista o autovía: A la hora de diferenciar entre estos dos tipos de carreteras suele haber muchas dudas: 

La autopista es una carretera de cuatro o más carriles con sentidos de circulación separados por una mediana central y control total de accesos. Es muy segura y admite un gran volumen de tráfico y está diseñada para circular a una velocidad máxima constante. Estas pueden ser de pago o no. 

Por otro lado, la autovía tiene características análogas a las autopistas pero sin control total de accesos y limitación de velocidad tanto en la incorporación, como en el desprendimiento de la misma. Esta siempre es de uso público y nunca te podrán cobrar peaje. 

Estas carreteras las podemos identificar porque se señalizan con un panel azul con letras blancas. La nomenclatura es una A- seguida del número que defina a cada autopista o autovía. Cuando la autopista o autovía es una ronda o circunvalación la letra ‘A’ podrá sustituirse por las iniciales de la ciudad en la que se encuentre. Se dividen en cuatro tipos: 

Nacionales: son todas aquellas que pertenecen a la Red de Carreteras del Estado (RCE) y  se identifican con la ‘A’ más el número que les corresponden.

De peaje: son aquellas en las que hay que pagar un derecho de tránsito o circulación. Como hemos señalado, siempre se corresponderá con las autopistas y podremos reconocerlas con la nomenclatura AP- seguida del número de identificación de la vía. 

Autonómicas: en vez de pertenecer al Estado, estas carreteras pertenecen a la comunidad autónoma donde se encuentre. Para identificarlas, a la ‘A’ se le añaden las iniciales de la comunidad correspondiente. (‘AS-nº romano’ para Asturias o ‘ARA-Anº’ para Aragón). 

Locales: su jurisdicción pertenece a un municipio y contienen la letra o iniciales del mismo. El ejemplo más reconocido sería la M-30 de Madrid. 

  • Carreteras nacionales. Pertenecen a la Red General del Estado, pero no son ni autopistas ni autovías. Las podemos identificar porque se señalizan con la letra ‘N’ (Nacional) más el número correspondiente en blanco sobre un panel rojo. Este tipo de vía es de doble sentido y cuenta con dos carriles con la posibilidad de añadir otro para el tráfico lento. El arcén es de 1,5 – 2,5 metros y la velocidad máxima permitida es de 100 km/h. 
  • Carreteras autonómicas: son aquellas vías de calzada única y con velocidad máxima de 90 km/h que están gestionadas por las diferentes Comunidades Autónomas. Existen tres tipologías: 

Autonómica de primer nivel. Son las carreteras autonómicas y se identifican con un panel naranja con letras negras, donde aparecerán las letras de la comunidad autónoma en la que se encuentre más el número correspondiente. Pueden ser de calzada única o doble. (CV-700 de la Comunidad Valenciana o M-505 de Madrid). 

– Autonómica de segundo nivel. Están bajo gestión provincial, aunque también pueden estar gestionadas por la comunidad autónoma. Son las que unen municipios entre sí, cuentan con un solo carril, aunque en ocasiones con dos, y la velocidad máxima es de 90 km/h. Se identifica con las letras en blanco de la comunidad o provincia a la que pertenezcan sobre un panel verde, junto con el número de identificación. 

Autonómica de tercer nivel. Pueden estar gestionadas por la autonomía, la provincia o ser de titularidad local, y se las conoce como carreteras locales. Son vías de corta longitud, de calzada única con dos carriles y unen puntos de interés y localidades cercanas entre sí. Están identificadas con letras negras sobre un panel amarillo, donde se reflejan las iniciales de la provincia o localidad más el número correspondiente. Carretera de Interés General del Estado en Itinerario Europeo. Algunos de estos tipos de carretera de la geografía española forman parte de la Red de Carreteras Europeas, que engloba las vías de los diferentes países miembro. Su nomenclatura es una ‘E’ seguida de un número en color blanco sobre un panel verde. Este panel se añade en la parte superior de la señal de la autovía o autopista correspondiente. Por ejemplo, la A-5 coincide con el itinerario europeo E-90.