//Ruedas nuevas, ¿delante o detrás?
COCHE
  • Ruedas nuevas, ¿delante o detrás?

Ruedas nuevas, ¿delante o detrás?

17 de febrero de 2020

Las ruedas son uno de los elementos más importantes para la seguridad de cualquier tipo de vehículo y mantenerlas en perfecto estado nos evitará más de un susto. Siempre nos han enseñado que es importante tener los cuatro neumáticos con la presión correcta y no dejar que se desgasten, porque correríamos el riesgo de malas frenadas y menor agarre a la carretera. Pero a la hora de cambiarle los zapatos a nuestro coche nos surgen muchas dudas: ¿debemos cambiar las cuatro?, las ruedas nuevas ¿van delante o detrás?, ¿qué hacemos con las que no están desgastadas? En este post te resolvemos todas estas dudas. ¡Allá vamos!

Consejos para el cambio de ruedas

Respondiendo a la primera pregunta, no. No hace falta cambiar las cuatro ruedas del coche a la vez. Primero, es un desembolso que muy pocos bolsillos pueden permitirse y, segundo, resulta ilógico porque no todos los neumáticos se desgastan de la misma forma. Las delanteras son las que más sufren porque, por lo general, el mayor peso del coche recae sobre ellas, ya que es donde se encuentra el motor. En este sentido, lo que todos haríamos sería cambiar los neumáticos de delante y poner otros nuevos. Pero esto es un error. Las ruedas nuevas siempre deben montarse en la parte trasera del coche por las siguientes razones: 

  • Calzar neumáticos nuevos en el eje trasero conlleva un menor riesgo de aquaplaning. Las ruedas traseras tienen menor capacidad de adherencia a la calzada porque soportan menos peso que las delanteras y, por tanto, en situaciones en las que la carretera está cubierta de agua, serán las primeras que fallen si tienen la banda de rodadura desgastada. 
  • Aunque no lo creamos, pinchar una rueda trasera es más peligroso que pinchar una delantera porque no tenemos tanta capacidad de control en la parte trasera del coche. Por eso es importante mantener las ruedas traseras en perfectas condiciones y así evitar pinchazos y reventones. 
  • Unas ruedas sanas reducen el riesgo de sobreviraje. Este fenómeno ocurre cuando el eje trasero no se agarra lo suficiente a la calzada en una curva, provocando que el coche gire más de lo que queremos. Ante esta situación, todos tendemos a frenar pero es peligroso, porque le estamos quitando aún más peso a la parte trasera, disminuyendo también su capacidad de adherencia. Por eso, si tenemos unos neumáticos nuevos, reduciremos esta situación. 

En definitiva, unos neumáticos nuevos en el eje trasero nos garantizan un mejor agarre y mayor seguridad.  Ahora debemos resolver otra de las preguntas, ¿qué hacemos con las ruedas desgastadas y qué hacemos con las que no cambiamos? Cuando quitemos las ruedas desgastadas, lo que debemos hacer es llevarlas a un punto limpio. Están fabricadas con un compuesto de caucho y dejarlas en cualquier lado o quemarlas resulta muy dañino para la atmósfera y para nuestra salud. 

Ten claro este consejo para tener siempre a punto tu vehículo y procura que se encuentre en las mejores condiciones. Otro de los consejos más útiles, es contar con un seguro de coche que te permita preocuparte únicamente por conducir tranquilo y evitar riesgos innecesarios.

Por otro lado, aquellas que no están lo suficientemente desgastadas todavía tienen mucha vida útil. Lo idóneo sería cambiar los neumáticos traseros, que serán los menos desgastados, por los delanteros. De esta forma, nuestro coche tendrá las ruedas traseras nuevas y en la parte de delante estarán las que antes estaban en el eje trasero. Con esta rotación conseguimos incrementar la vida útil de los neumáticos y favorecemos al equilibrio de la tracción del coche. 

No obstante, recuerda que es muy importante cumplir siempre con las normas de seguridad básicas en cuanto a neumáticos se refiere: la profundidad del dibujo  no debe ser inferior a los 1,6 milímetros, deben estar homologados, no deben presentar grietas ni deformaciones y deben tener la presión recomendada por el fabricante.