Inicio / COCHE / Quitar el hielo del parabrisas: Nuestros mejores consejos
COCHE
  • Quitar hielo del parabrisas

Quitar el hielo del parabrisas: Nuestros mejores consejos

18 de enero de 2022

Con la llegada del frío es muy habitual que, a la hora de coger el coche por las mañanas, el parabrisas se encuentre totalmente congelado. Realmente, no se trata de un problema serio para el vehículo, pero si puede ser un gran inconveniente, sobre todo si tenemos prisa.

Cabe recordar que lo más importante, siempre, es la seguridad al volante. Por este motivo, es necesario que la visibilidad sea perfecta a la hora de arrancar el coche y, para ello, es necesario saber quitar el hielo del parabrisas de la mejor forma posible.

También hay que tener claro qué es lo que nunca hay que hacer al llevar a cabo el proceso para eliminar el hielo, puesto que existen ideas que a priori pueden ser muy eficientes pero que, en el fondo, pueden causar daños serios en esta parte del coche (como usar agua caliente para que el hielo se deshaga cuanto antes).

Entonces, ¿qué pasos hay que dar en estos casos? ¿Qué trucos existen para lograr una visibilidad óptima de una manera rápida y efectiva a la hora de conducir en invierno?

Si estás buscando un seguro para tu vehículo, no dudes en consultar los seguros de coche que ofrece Verti, con todas las coberturas necesarias.

Consejos para quitar el hielo del cristal de tu coche

Especialmente en entornos fríos, es relativamente frecuente encontrarse el parabrisas del coche cubierto de nieve o de una capa de hielo. Debido a la bajada de temperaturas, si el vehículo no se puede proteger en un garaje, entra dentro de la normalidad vivir este tipo de experiencias.

Hay que reconocer que es bastante incómodo, ya que es imposible conducir sin visibilidad. Es habitual, por tanto, tener que perder un tiempo valioso intentando deshacer o eliminar la capa de hielo antes de poder circular.

Quitar el hielo del cristal del coche

Ten en cuenta que no se puede quitar el hielo del parabrisas de cualquier forma, sino que, para que el cristal no sufra ningún daño, es importante seguir algunas recomendaciones para ponerse en marcha lo antes posible. ¡Conoce 3 métodos para hacerlo!

  1. Uno de los métodos más utilizados y eficaces a día de hoy consiste en rociar sobre el parabrisas un líquido anticongelante para, después, retirar el hielo con una rasqueta de plástico. De esta forma conseguirás no dañar el cristal. En el caso de no tener una rasqueta, es posible usar, por ejemplo, una tarjeta de plástico (mejor una que no se vaya a utilizar, ya que se puede dañar).
  2. El alcohol también se utiliza para descongelar el parabrisas cuando este se encuentra cubierto de hielo. Se aconseja mezclarlo con agua antes de rociarlo sobre el cristal. Las cantidades ideales para la mezcla serían dos partes de alcohol por una de agua. Comprobarás que, de esta forma, retirar el hielo es mucho más sencillo.
  3. En el caso de no querer seguir alguno de los dos consejos anteriores, y siempre que cuentes con tiempo suficiente, puedes arrancar el coche y encender la calefacción dirigiendo el aire hacia el parabrisas. En este caso habría que esperar un poco más, pero sin duda el hielo se acabará despegando y se podrá retirar fácilmente con el paso de los minutos.

Si el vehículo cuenta con un parabrisas térmico solo habría que ponerlo en funcionamiento para que en poco tiempo el cristal quede totalmente despejado de hielo.

Errores al quitar el hielo del parabrisas

Así como existen métodos que se pueden utilizar de manera diaria para quitar el hielo del cristal del coche, hay otros que hay que dejar a un lado si no se quiere dañar de manera seria el vehículo.

Estas opciones a evitar son:

  1. Usar agua caliente para quitar el hielo del parabrisas es, sin duda, una auténtica temeridad. Al entrar en contacto temperaturas tan extremas, el cristal podría llegar a romperse poniendo en riesgo no solo al automóvil, también a sus ocupantes.
  2. La sal también es una gran enemiga del hielo que se acumula en el cristal del coche. Es muy común echar sal en la carretera para impedir que la nieve cuaje, pero nada tiene que ver un vehículo con el pavimento. El motivo es que cuando una persona quiere limpiar el parabrisas con sal, además de no lograr su objetivo, es probable que arañe la superficie del parabrisas.
  3. No se deben activar los limpiaparabrisas para que vayan quitando los restos de hielo que se hayan acumulado en el coche. Este gesto puede llegar a dañar los limpiaparabrisas, ya que el hielo no permitirá que se muevan de la manera que les corresponde.

En conclusión, no solo hay que tener claro qué hay que hacer, sino también lo que hay que evitar para no conseguir el efecto contrario al que se busca, que es dejar el coche en las mejores condiciones para conducir. De este modo, lo más recomendable es tener paciencia y salir de casa unos minutos antes si se sospecha que el parabrisas puede estar congelado. Por otro lado, siempre se puede poner un trozo de cartón o de manta vieja sobre el cristal la noche anterior para que este no llegue a congelarse.

Calcula tu Seguro de Coche