Inicio / COCHE / Limpieza de un coche en seco: ¿cómo hacerla?
COCHE
  • Limpieza de un coche en seco.

Limpieza de un coche en seco: ¿cómo hacerla?

4 de mayo de 2021

La limpieza del coche es una tarea imprescindible que debes hacer de forma periódica. Se estima que un lavado normal debe hacerse cada dos semanas, una limpieza profunda en el interior una vez al mes y una aplicación de cera cada seis meses. Pero, ¿qué es la limpieza en seco del coche y qué ventajas tiene?

El lavado en seco de un coche es un tipo de limpieza que se realiza sin utilizar agua. En este caso, lo que se emplean son productos específicos capaces de eliminar la suciedad incrustada. De esta forma se consigue que, tanto la carrocería como el resto de materiales, no resulten dañados por los efectos del agua.

Al igual que mantener limpio el exterior y el interior de tu coche aumenta el confort y la tranquilidad en carretera, un seguro de coche con todas las coberturas que necesitas te garantizará mayor seguridad en todos tus desplazamientos.

Ventajas del lavado en seco del coche

El lavado de coches en seco es una práctica que te ofrece una serie de ventajas más que interesantes. Tenerlas en cuenta te animará a pasarte a esta modalidad de limpieza para tu vehículo.

  • Ahorro de agua y ahorro económico. Cuando lavas el coche, el gasto medio en agua ronda los 200-300 litros. Además, no tendrás que llevarlo a un punto de lavado de coches, sino que podrás hacerlo tú mismo fácilmente en casa.
  • Mejor conservación de la pintura del coche. Los tradicionales túneles de lavado o la limpieza con agua con el tiempo desgastan la pintura del vehículo. La fuerza y la presión del agua van a hacer que la pintura vaya perdiendo viveza y consistencia.
  • Adiós a la oxidación del metal. El agua es un elemento que, con el paso del tiempo, oxida el metal del coche. Los productos específicos para la limpieza en seco del coche están diseñados especialmente para evitar esta oxidación.
  • Menores riesgos de roturas. Cuando introduces tu coche en un túnel de lavado o lo limpias con el chorro de la manguera, lo expones a una posible rotura de elementos como la antena, los espejos retrovisores, los alerones, etc…

Cómo hacer la limpieza en seco de un coche

El lavado de coches en seco es una tarea que debes realizar periódicamente. De esta forma no solo tendrás siempre limpio tu vehículo, sino que también contribuirás a un mejor mantenimiento del mismo. De hecho, la mayoría de productos específicos para una limpieza en seco que hay en el mercado ayudan a que los materiales y elementos del coche duren más.

En primer lugar, debes tener en cuenta la elección de un producto que esté especialmente diseñado para la limpieza de un elemento concreto del coche. No podrás utilizar, por ejemplo, el mismo producto para limpiar los cristales, lavar los asientos, el volante o la parte exterior del vehículo.

Los pasos a seguir más recomendados para la una limpieza en seco del vehículo son:

  • Pulveriza la zona a lavar con el producto específico.
  • Limpia cada zona por separado. Es decir, si estás limpiando los cristales, es mejor centrarse en ello y, una vez termines, pasar a otra zona. Evita limpiar de una pasada todo el coche en general.
  • Utiliza siempre un paño de microfibra para aplicar el producto. Así estarás cuidando mucho más los materiales del coche. No uses nunca estropajos o cepillos duros, ya que dañan la carrocería y la pintura.
  • Coge un segundo paño de microfibra para pulir la zona que has limpiado hasta conseguir brillo (si no tienes un paño de microfibra, puedes emplear uno de algodón).
  • Para el lavado exterior del coche, trata de comenzar siempre por las llantas.

Consejos para el lavado en seco del coche

Es muy importante que los productos que utilices sean específicos para la zona que estás limpiando. Afortunadamente, en el mercado actual hay una gran cantidad de productos que te ayudarán.

A su vez, para que no queden marcas ni huellas, es recomendable frotar la carrocería con el paño en línea recta y de arriba hacia abajo. Evita hacer movimientos circulares, ya que se podrán marcar más fácilmente las huellas.

En la medida de lo posible, debes encerar el coche para darle más brillo. No obstante, con un buen encerado también se consigue proteger el vehículo de la suciedad que queda en la chapa. Lo habitual es encerarlo cada 3-6 meses, aunque si ves que la chapa ha perdido brillo, lo puedes hacer antes.

Por último, evita dejar secar el coche al aire libre, ya que la suciedad puede adherirse a la humedad antes de que se seque del todo. Es preferible pasarle un paño de microfibra y un producto abrillantador.

La limpieza en seco del coche es una tarea que debes realizar de forma periódica. Sus ventajas no se centran exclusivamente en el ahorro de agua. Es también una forma de cuidar tanto el aspecto interno como externo del vehículo. Los nuevos productos específicos que hay en el mercado dejarán tu coche más limpio y le aportarán una capa de protección extra. Y, todo ello, en muy poco tiempo y sin complicaciones.

Calcula Tu Seguro de Coche