Inicio / MOTO / Consejos para conducir tu moto en curvas
MOTO
  • moto-en-curvas

Consejos para conducir tu moto en curvas

27 de julio de 2022

La conducción en moto es probablemente una de las actividades que más adrenalina despierta. Libertad, contacto con el aire; una auténtica aventura que no pasa desapercibida. Aun así, hay gustos para todo y hay a quienes conducir una moto les da cierto respeto. ¿Quieres saber una cosa? La verdad es que manejarlas no es realmente difícil y conocer su dinámica de movimientos te permitirá disfrutar del viaje al completo.

Te contamos algunos consejos sobre cómo tomar las curvas en moto y algunos detalles sobre las características de su dinámica de movimientos. ¡Es más fácil de lo que parece! Sigue leyendo para convertirte en un maestro de la conducción en dos ruedas.

Descubre los beneficios de los seguros de moto de Verti, elige el que mejor se adapte a tus necesidades y conduce con tranquilidad.

La dinámica de movimientos de una moto

Como todo vehículo, la moto también posee una dinámica de movimientos que la diferencian de un coche o de una bicicleta. Las motocicletas son consideradas uniciclos, es decir, que no tienen estabilidad lateral y son un tipo de vehículo de única trayectoria. De hecho, algo que tienen en común las motos con las bicicletas es que su equilibrio se mantiene cuando el manillar está girado para así mantener el centro de masa encima de las ruedas. En definitiva, una serie de modelados matemáticos que contribuyen a la dinámica de movimientos.

Calcula tu Seguro de Moto

 
Existen dos clasificaciones de fuerzas que entran en juego cuando hablamos de la dinámica de movimientos, en este caso, de la motocicleta: las fuerzas externas y las fuerzas internas

  • Las fuerzas externas hacen referencia a todos aquellos factores que influyen en el equilibrio de la moto. Pueden ser la gravedad, la inercia, el contacto con el suelo, el frenado, la aceleración, la dirección y fuerza del aire. 
  • Las fuerzas internas, por otro lado, son el propio conductor y su interacción con el vehículo. 

Si nos centramos en las fuerzas externas, la fricción entre las llantas y el suelo, además de la resistencia a la rodadura, genera unos componentes horizontales como respuesta a las fuerzas de propulsión y de vuelta. Debido a la atmósfera, las fuerzas aerodinámicas resultan ser una forma de arrastre colineal al movimiento, aunque también puede haber vientos cruzados que son perpendiculares al propio movimiento. Por ejemplo, en un terreno horizontal y sin viento fuerte será el aumento de velocidad el que potenciará que la fricción sea la principal fuerza que se opone al movimiento en línea recta. Sin embargo, si volvemos a poner el foco en las fuerzas internas, la fricción existe en cada parte que se mueva contra otra, como en el sistema de impulso, la suspensión trasera, etc.

Y, por supuesto, no podemos hablar de cómo tomar las curvas en moto sin mencionar cómo funciona realmente el balance del vehículo. El balance y la estabilidad de la moto dependerá del correcto giro del manubrio de modo que las fuerzas de reacción del suelo equilibren el resto de fuerzas implicadas, como la fricción o el viento. 

Aunque estudiar la dinámica de movimientos de la moto es algo que nos puede llevar mucho tiempo, ya sabemos lo básico. Ahora sí, veamos cómo podemos tomar las curvas en moto sean cerradas o no, correctamente.

tomar-curvas-en-moto

Consejos para tomar curvas en moto

Lo primero que debe saberse es que, para que la moto cambie la dirección cuando vayamos a tomar una curva, la rueda frontal deberá apuntar hacia la dirección deseada. Exactamente lo mismo que con un vehículo de cuatro ruedas. Antes de tomarla, sin embargo, es preciso reducir la velocidad y entrar abiertamente pero respetando el carril propio. Conforme se recorre la curva, se debe cerrar el vértice de la misma y, al salir de ella, volver a abrirse y acelerar.

El secreto está en combinar todas las fuerzas que influyen en el movimiento de forma conjunta. Cabe destacar que, al tomar la curva, se deberá tomar en el extremo opuesto de esta. Es decir, cuando se trate de girar a la izquierda se deberá tomar la curva desde el extremo derecho y a la inversa. De esta forma, se podrá mantener una buena posición dentro del carril mientras se sigue avanzando. 

Cuando se trate de curvas cerradas, se debe frenar en dos tiempos. Es importante que durante el transcurso de la curva la rueda se mantenga en fricción sin llegar a frenar de golpe ni acelerar de más: las ruedas deben ir solas con nuestro control sobre su dirección. Asimismo, en casos de lluvia también es fundamental maximizar la visibilidad lo máximo posible, circular guardando distancia y con precaución. La suavidad y la anticipación son dos de los mejores aliados en la conducción en moto sobre suelo mojado.

Ahora que ya sabes la teoría sobre cómo funcionan los movimientos en la moto y algunos consejos sobre cómo tomar las curvas correctamente, recuerda que es cuestión de tiempo: la práctica es el mejor maestro.