Inicio / HOGAR / Tipos de cerraduras
HOGAR
  • tipos de cerraduras

Tipos de cerraduras

23 de septiembre de 2019

Una cerradura es un mecanismo, generalmente metálico, que aparece en puertas y otros elementos para evitar que se puedan abrir sin su correspondiente llave. En el mercado actual hay una gran variedad de tipos de cerraduras, por lo que toca repasar cada uno de ellos para ver cuál es el que mejor se adapta a tu hogar.

Antes de nada, es interesante conocer que una cerradura suele constar tres partes principales:

  • Cierre o pestillo.
  • Placas que se fijan al marco de la puerta (y que funcionan a modo decorativo).
  • Cilindros, que son los que permiten que la llave desbloquee el mecanismo de la cerradura.

Si en algún momento tu vivienda quedara desprotegida, con el seguro de hogar multirriesgo de Verti puedes acceder a un servicio urgente de cerrajería (además de otros servicios).

Tipos de cerraduras para el hogar

Los diferentes tipos de cerraduras de seguridad para el hogar suelen tener como función principal la protección de la vivienda.

Hay algunos tipos de cerradura cuyos mecanismos son más resistentes a un intento de robo o asalto por la fuerza, por lo que serán más habituales en puertas de entrada, garajes, etc. Por otro lado, existen otras cerraduras más funcionales y decorativas que se emplean, principalmente, para puertas de interior.

A continuación analizaremos los distintos tipos de cerraduras para puertas, así como las clases de cerrojos que se dan en el mercado.

tipos de cerraduras

Cerraduras cilíndricas

Conocidas también como cerraduras de perfil europeo, son las más habituales en las puertas de los hogares europeos. Tienen el cilindro como parte principal de su mecanismo. Por lo general, son el tipo de cerradura más popular en puertas de interiores y puertas de entrada. Estas últimas suelen incluir un sistema antibumping para evitar que se pueda abrir la puerta por medio del forcejeo.

Cerraduras embutidas o empotradas

Este tipo de cerraduras es de las más comunes y se hallan empotradas en los laterales de las puertas. Por tanto, solo se puede ver el bombín por donde se introduce la llave, ya que las piezas internas están embutidas en el interior de la puerta. Es uno de los tipos de cerradura de seguridad para puertas de madera y puertas metálicas más utilizados. También pueden ser instaladas con sistema antibumping y con sistema antibloqueo para reforzar la seguridad.

Cerraduras de sobreponer

En estas cerraduras, tanto el propio sistema como la parte que introduce el pestillo en el marco van atornillados sobre la cara interior de la puerta. Para que sea más segura, no se debe instalar un sistema antipalanca. Dentro de este tipo de cerraduras encontramos, por ejemplo, las cerraduras monopunto y multipunto, las de cuadradillo o las cerraduras simples. Se encuentran entre las más habituales para la puerta de entrada al hogar.

Como desventaja cabe destacar que, al tener una parte visible, es más fácil de manipular.

Cerraduras multipunto

Las cerraduras multipunto incluyen varios puntos de anclaje al marco, de ahí su nombre. Un sistema que le confiere una mayor protección frente al apalancamiento o cualquier otro tipo de intento de robo por la fuerza. Por tanto, se trata de uno de los tipos de cerraduras de seguridad más habituales en las puertas de entrada. Se puede elegir entre varios modelos, que se diferencian entre sí por el número de anclajes.

Cerraduras monopunto

Las cerraduras monopunto disponen de un mecanismo de cierre que permite bloquear un punto de la puerta. Las más habituales se emplean en puertas de madera, metal o PVC. Es, por tanto, una cerradura perfecta para puertas corredizas dentro de la casa, para un portón o reja o para cualquier otra puerta de interior.

Cerraduras tubulares

Las cerraduras tubulares se cierran desde dentro pulsando un botón que está incluido en el sistema. Cuando se acciona el botón desde el interior, nadie del exterior puede acceder. Es uno de los tipos de pestillo para puertas correderas más utilizado, ya que es idóneo para puertas de interior (baño, cocina, despacho, etc).

Cerraduras de gorjas

En este tipo de cerraduras las puertas no tienen ningún tipo de bombillo, sino más bien una apertura alargada. La llave que las abre posee una varilla redondeada y alargada, que termina en dos paletas laterales. Un sistema que ya está en desuso y que se suele reemplazar por otros tipos de cerraduras de seguridad.

Cerraduras invisibles

Las cerraduras invisibles son aquellas que disponen de un mecanismo electrónico que se activa al menor indicio de que la puerta está siendo forzada. Como su nombre indica, son cerraduras que no están a la vista desde el exterior de la vivienda, ya que se sitúan en el lateral de la puerta. Es una de las cerraduras de seguridad más utilizadas desde hace unos años.

Cerraduras electrónicas o digitales

Estos tipos de cerraduras para puertas se suelen abrir mediante código u otros elementos digitales o electrónicos. A día de hoy, ya hay puertas que se abren con el teléfono móvil, con la huella dactilar o con un sistema de control de acceso mediante tarjeta. Son perfectas para la puerta de entrada, puerta de garaje o para una puerta corrediza.

Como puedes ver, hay una gran variedad de tipos de cerraduras para la casa. La elección de uno u otro dependerá del grado de seguridad que se desee y de la función que vaya a tener. Hay algunas que están más indicados para la puerta exterior y otras son más útiles en interiores. Lo que parece evidente es que, a medida que pasa el tiempo, van imponiéndose las cerraduras más seguras.

Calcula tu Seguro de Hogar