Inicio / COCHE / Mi coche no arranca y tiene batería: Consejos y posibles averías
COCHE
  • Mi coche no arranca y tiene batería.

Mi coche no arranca y tiene batería: Consejos y posibles averías

13 de abril de 2021

Si tu coche no arranca puede deberse a diversos problemas, tanto relacionados con la batería como con el motor o incluso con la gasolina. En ocasiones, esta situación ocurre por pequeños defectos en alguna pieza o problema en el suministro eléctrico del vehículo, pero otras se debe a fallos más graves que requieren mayor conocimiento sobre el funcionamiento de un automóvil.

La mejor forma de solucionar los problemas de tu vehículo es haciéndo un diagnóstico y tomando medidas al respecto. En este caso, veremos qué puedes hacer si tu coche no arranca y tiene batería.

Si los problema con la batería suceden mientras estás conduciendo, recuerda que al contratar tu seguro de coche con todas las coberturas necesarias, podrás solicitar su ayuda y asistencia.

Problemas que pueden darse si el coche no arranca, pero tiene batería

Estos son los 4 principales motivos por los que tu coche no arranca, aún teniendo la batería en óptimas condiciones.

1. Falta de gasolina

¿Tu coche no arranca pero tiene batería? Puede ser por un motivo muy simple, pero quizás no te hayas dado cuenta. ¿Revisaste el tanque de la gasolina? Un simple vistazo al medidor de combustible podrá ayudarte a saber si cuentas con la gasolina suficiente para encender el motor; si no es así, entonces deberás ir a una gasolinera con un recipiente para conseguir combustible. Es importante que te ayudes de un tubo, embudo o manguera para poder realizar la tarea de repostar con éxito.

¿Qué ocurre si le has echado gasolina recientemente? Tal vez el depósito de gasolina de tu coche tiene un fuga y es la causante de que el depósito este vacío. Si no estás totalmente seguro de que el problema sea ese, entonces simplemente debes mirar por debajo del coche, a la altura del motor y el depósito de gasolina en busca de una fuga. No es un problema común, pero un fuerte impacto en el depósito contra la carretera puede dañarlo. En algunos modelos de coche el depósito se puede reparar, pero en otros deberás reemplazar la pieza al completo por una totalmente nueva.

2. Bujías dañadas

Si el vehículo funciona con diesel, tienes que considerar que estos modelos tienen más dificultades al arrancar, sobre todo cuando hay bajas temperaturas. Por otro lado, si tu coche funciona con gasolina, tal vez el problema se deba a que las bujías se encuentran en mal estado. En este caso, lo primero que debes hacer es retirar las bujías del motor y verificar su estado.

¿Cómo sabemos si el problema son las bujías? Estas son las principales señales:

Indicios: las principales señales de que el vehículo empieza a fallar se dan cuando el motor va a muchas revoluciones o cuando se transporta una gran cantidad de peso.
Bujías con un aspecto irregular: cuando notamos que las bujías no tienen su apariencia original, quiere decir que algo va mal. Cuando la punta de la bujía está rota es una señal que indica que el motor puede estar alcanzando temperaturas más altas de lo normal. En algunas ocasiones, esta situación se debe a que están llenas de aceite por causa de una fuga.
Otros problemas: la mala calidad del combustible también es un problema que afecta las bujías, ya que la misma genera sedimentos que dañan la punta de las bujías.

La principal solución está en reparar las fugas y luego usar combustible de calidad. Consulta el manual de usuario de tu coche, así sabrás el tipo de gasolina que debes emplear. Por otro lado, las bujías pueden limpiarse, pero lo más recomendable es sustituirlas por unas nuevas.

3. Motor dañado

Podemos sospechar que es un problema del motor cuando el coche no arranca y tiene batería, las luces encienden sin problema y al meter el contacto con la llave todo funciona con normalidad, salvo el motor. En estos casos, es muy posible que sea ahí donde se encuentre el problema, ya que la batería suministra la energía necesaria para que el coche se encienda y funcione, pero el motor no le da la fuerza física necesaria para moverse.

Si no tienes conocimientos de mecánica, lo más recomendable es llamar a la grúa y llevar el vehículo a un taller especializado para que puedan evaluar el estado de tu motor y decirte las piezas que necesitas cambiar o la gravedad del problema.

4. Fallos en el interruptor de encendido

El interruptor de encendido es un componente fundamental en el funcionamiento de un vehículo: si falla, el coche no podrá arrancar su motor. La gran pregunta es: ¿cómo sabemos cuando está fallando el interruptor de encendido? Estas son las principales señales:

Problemas con las señales eléctricas: se presentarán algunos problemas con las luces del vehículo, como por ejemplo que las luces traseras oscilan (aunque estén en buen estado) o que la luces de emergencia no encienden.
Fallo de los accesorios: el interruptor de encendido también controla la energía de los diferentes accesorios del vehículo. Los conductores pueden encontrar problemas en el motor cuando cualquier accesorio está encendido. El vehículo puede funcionar con completa normalidad, pero se estanca de pronto cuando la radio, el aire acondicionado o cualquier otro accesorio eléctrico es utilizado. Estas son claras señales de fallos en el sistema de encendido que pueden ser causados por unas bujías defectuosas.

Ahora que sabes cuáles son los motivos principales por los que tu coche no arranca a pesar de tener batería, puedes hacer una comprobación rápida en tu vehículo para detectar dónde reside su problema. Si, a pesar de todo, no logras detectarlo, lo más recomendable es acudir cuanto antes a un taller para que un experto valore el estado de tu vehículo y pueda arreglarlo.

Calcula Tu Seguro de Coche